AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

Las esperanzas de los docentes de base de Colombia están a punto de “estrellarse” frente al nuevo modelo de salud para el magisterio implementado por el Gobierno del Presidente Petro porque con el proceso, que entró en vigencia desde este primero de mayo, “todo cambia, pero no totalmente y de la manera en que se aspiraría”, dijo el dirigente sindical Alberto Ortiz Saldarriaga.

#TodosAEstudiar TODOS A ESTUDIAR

Para el dirigente del magisterio, este nuevo modelo, que le cuesta al Estado en promedio 14 billones de pesos, “nada está listo y más allá de un muy seguro período de transición de 6 meses, que favorece el statu quo y que constituye una forma eufemística de disfrazar una prórroga que encubre unos superlativos niveles de improvisación, nada hay de nuevo más allá de una enorme posibilidad de defraudación de la confianza, con un impacto incalculable para la legitimidad y credibilidad de las organizaciones sindicales y del propio Presidente de la República”.

Para Ortiz Saldarriaga, al estar en juego el prestigio y el capital político del Jefe de Estado frente a un magisterio que lo apoyó “incondicional y decididamente”, los maestros esperarían que se constituyeran en garantes de que “lo público se hiciera público y de que todo el proceso de contratación de las “nuevas” instituciones prestadoras de salud se transparentara a niveles que evitaran las suspicacias que originan que Fiduprevisora siga haciendo lo que se le viene en gana y que sus 3 ministros, representantes ante en el Consejo Directivo del FOMAG, aprueben como mayorías aplastantes asuntos en los que los usuarios deberían tener la oportunidad constitucional de intervenir y “participar en las decisiones que los afectan”.

Además, se refirió a que el “silencio que encubre movidas” que se deciden en espacios reducidos y de espaldas a la gente es un muy mal y contrario síntoma.

La precipitud con que la dirección de Fecode se pliega al Gobierno, auto reduciéndose a un comité de aplausos, también lo es y más aún cuando desde lo nacional se maneja el tablero de ajedrez de los sindicatos filiales para silenciar o desplazar voces críticas e independientes frente al tema en los principales cargos de las filiales”.

Foto archivo de una movilización del magisterio del Atlántico

En el papel –añadió- el “nuevo modelo de salud” seduce, pero lo que tiene que ver con su materialización o concreción, es decir, con lo que de verdad importa, es lo que no se ve para nada claro. Nuestras ideas en torno al deber ser de la salud del magisterio, expuestas con un cierto nivel de herejía desde mucho antes de que alguien se atreviera a hablar sobre el tema, y mucho menos de un “nuevo modelo”, fueron expuestas en artículos de prensa, en intervenciones en diferentes escenarios públicos (de los cuales hay videos) e incluso fueron transmitidas personalmente y recogidas por funcionarios del alto gobierno.

Insistió en que más allá del discurso contra la intermediación, contra la integración vertical y contra la lógica de negocio que se tomó y desfiguró un derecho humano fundamental como la salud, el principio constitucional de libertad de escogencia pierde todo sentido si entre la baraja de posibilidades no existe, sobre todo en las grandes capitales que concentran al grueso de la población del magisterio, una opción pública producto de la reconstrucción integral de un sistema y de una red que el neoliberalismo destruyó en más de un 70%.

Mucho menos tiene sentido diferente al de una burla, que los prestadores del “nuevo modelo” sean exactamente los mismos de un pasado nada afortunado para los maestros y maestras del país o, peor aún, instituciones de sin la capacidad real de asumir este gran reto, agregó.

Una Red Nacional de Prestadores para garantizar la libertad de escogencia no se construye o estructura de la noche a la mañana y menos desde la singularidad, sino desde la pluralidad o multiplicidad de opciones. No se construye desde la incapacidad de tener listo, antes de su entrada en operación, un Sistema de Información confiable y de Historias Clínicas Interoperables”.

Según Ortiz, el modelo tampoco se construye desde concebir que más de 25 mil  usuarios, en una ciudad como Barranquilla, “pueden ser atendidos en el nivel primario por una IPS de garaje o con insuficiente número de sedes tanto para la atención como para el desarrollo de un modelo de salud preventivo y predictivo que, digámoslo, es infuncional para una población por atender mayoritariamente envejecida y con patologías irreversibles”.

El balón –declaró- está en el terreno del Presidente, de quien esperamos no nos defraude. Seguimos esperando, ahora con nueva Fiscal General de la Nación, que las denuncias por corrupción de las que habló el primer mandatario y relacionadas con la prestación de la salud de los maestros y maestras del país, se concreticen y haya individualización y determinación de responsabilidades penales. 

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
Artículo anterior¿Cuánto gana un docente provisional del Estado? Así puede aplicar a las ofertas
Artículo siguienteColegios implementan ‘pico y grado’ por falta de profesores
@EstudiantilRed
César Asprilla Fundador y Director de la REEA, Magister en Gestión de las Tecnologías Educativas. Fans Page https://www.facebook.com/ceasmu1/ Contacto: +57 3006928728