AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

Los habitantes de las afueras de Aguachica, en el Cesar, califican a una trocha como ‘el camino del calvario’, por donde 24 niños de la escuela Boquerón caminan con sed y el peso de 40 grados de temperatura en la espalda, horas enteras para llegar a estudiar.

#TodosAEstudiar TODOS A ESTUDIAR

Samara Jácome es la más pequeña del grupo, la que más lejos vive, y la única que camina sola por esos polvorientos caminos del Cesar.

Como un espejismo, y cuando faltan algunos minutos para que los niños lleguen a la escuela, un hombre llamado Héctor Toscano corre a la orilla de la carretera para darles algo de agua. Su corazón le dice que a esa hora debe estar listo porque los estudiantes apresuran su paso para hidratarse.

“Todos los días ellos suben cansaditos y con sed. Y aquí llegan a la manguera para beber agüita”, relató Héctor Toscano a Noticias RCN.

Sharik Díaz es la personera del colegio y sabe perfectamente la situación que están pasando:

“Es complicado para nosotros, y más para niños de 5 o 6 años, salir del colegio a las 12 del mediodía, caminar dos horas a pleno sol, y que no haya agua”.

Casi tres horas después de haber salido de sus casas, los niños llegan al salón de clase totalmente agotados. Lo más triste de la historia es que muchos de los menores no van a estudiar porque amanecen tan cansados que son incapaces de levantarse a repetir otra caminada de casi tres horas, lo que incrementa la deserción escolar.

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
FuenteRCN NOTICIAS
Artículo anteriorRueda de Prensa: nuevo modelo de atención en salud para los docentes
Artículo siguienteYa es un hecho: los maestros podrán llevar armas
@EstudiantilRed
César Asprilla Fundador y Director de la REEA, Magister en Gestión de las Tecnologías Educativas. Fans Page https://www.facebook.com/ceasmu1/ Contacto: +57 3006928728