Profesora Edita Ledezma
REEA
AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

La profe tuvo dos accidentes, uno en 2016 y el segundo en 2018, siendo este último el más complicado para ella. En aquel tiempo la IPS que prestaba los servicios de salud a los maestros de Antioquia era Fundación Médico Preventiva.

Hasta el momento que tuvo conmigo la atención fue excelente, me brindó toda la atención Fundación Médico Preventiva, la última cita con ellos fue en el 9 de noviembre de 2017”. Asegura la profesora Edita

Con F.M.P. lo que quedó pendiente según relata la profe, fue el bloqueo de la S1 a la L5. Le hicieron varios tratamientos, quedando pendiente solamente el bloqueo de la cervical C5 y C6

Estudia Derecho 100% VirtualREEA

La cervicalgia es secuela del accidente en 2016, según comenta la profe.

El 23 de noviembre del 2017 se entera que Fundación Médico Preventiva sale y entra a prestar los servicios SUMIMEDICAL REDVITAL y lo primero que hace la profesora Edita es preguntar por el bloqueo que quedó pendiente (cuando prestaba los servicios F.M.P.), y REDVITAL le dice que si no había quedado tenía que esperar a que hicieran empalme con Fundación Médico Preventiva, y que de no quedar, tenía dos opciones: La primera demandar a Fundación Médico Preventiva, y la segunda empezar de cero con REDVITAL, por lo que a la profe le tocó esperar.

En enero de 2018 la profesora se presenta y recibe la noticia a través de una circular en la que se le informa que no quedó en el empalme, por lo que le tocó empezar de cero con la actual IPS (SUMIMEDICAL – REDVITAL). Entonces fue al médico general con la historia clínica que tenía, e inmediatamente ordenada nuevamente el bloqueo de la cervical C5 y C6.

SEGUNDO ACCIDENTE

Esperando que autorizaran el bloqueo, la profesora sufre el segundo accidente en el colegio. Dos niños que corrían se la llevaron por delante, y la profesora se golpeó la cadera del lado izquierdo y sufrió desgarré muscular interno porque se apoyó con una pierna para no dejarse caer sentada debido al bloqueo. En la caída se le salió la rótula, pasó todo el mes de marzo incapacitada, algunas veces por 15 días, 5 días y así paso hasta su regreso al aula en el mes de abril.

Por orden de rectoría del colegio, no la dejaban subir al segundo piso, por lo que le acomodaron un salón donde le tocaba, esperara a los estudiantes para dictar clases. La profesora se movilizaba apoyada en un bastón, porque perdía fuerza en la pierna derecha.

El 13 de marzo, estando en su casa, la profesora pierde toda la movilidad y desde ese entonces le tocó estar viajando en silla de ruedas a tratamiento de terapias neurales bioenergética en Medellín, las cuales se daban cada 8 días, otras en 15 días y después cada mes, intentaron ponerlas cada 2 meses, pero ella no aguantaba el dolor, por lo que le diagnosticaron una fibromialgia.

En junio le da una parálisis facial del lado izquierdo, la cual le repite en diciembre y, en abril de 2019 vuelve a atacar la parálisis, por lo que el médico general   le ordena un TAC, resonancia y la remite con el Neurólogo. A la profe Edita le controlaban la parálisis, pero le quedaba unos tics en el lado izquierdo de la cara, el cual no presentaba dolor en ese entonces, ninguna de las patologías que actualmente tiene.

PRESIÓN EN PLANTEL EDUCATIVO

 Las directivas del colegio, según relata la profesora, tenían mala comunicación y ejercían cierta presión, ya que incluso la obligaban a pagar una profesora para que la remplazara y así poder desplazarse a buscar solución a los problemas de salud con dicho prestador.

“Tiene que dejar porque muchos permisos, yo le doy el permiso, pero deje talleres” comenta la profe que le decía el rector. Y ella no se sentía en condiciones para hacerlo y eso la estresaba.

CON EL ESPECIALISTA

El Neurólogo la atiende el 27 de junio de 2019 en una brigada que lleva a cabo la IPS en el municipio de Apartadó y le diagnostican un espasmo hemifacial, el especialista le ordena la aplicación de toxina botulínica, pero a la par seguía con los tratamientos de columna. La profe no entendía lo que se le diagnosticaba y le pregunta al médico: ¿qué es un espasmo hemifacial?

Para qué me entiendas, tienes un vaso sanguíneo haciendo contacto con un nervio, esa parálisis se debe al estrés que estás manejando y los múltiples dolores, porque viajar cada 8 días” le aclaró el doctor.

Cuando el médico le dice que tiene un espasmo hemifacial, la profe pregunta sobre el tratamiento a seguir, a lo que el doctor dice:“lo único real para ese espasmo hemifacial hasta donde ha avanzado la ciencia, es una aplicación de Toxina Botulínica Botox

La profe se quedó pensando y le dice al médico que ella conoce que la Botox es para estética, a lo que el médico responde: “mujer, eso las usan las Divas y las mujeres que se quieren quitar arruguitas, incluso sirve hasta para la migraña, pero lo tuyo es por salud. Entonces, vamos a hacer un bloqueo de ese nervio. Y sé te va a estar aplicando cada 3 meses, te las voy a colocar prioritaria, no sé si te la aplican aquí o en Medellín”.

Lo anterior, según relata la profe, se dio en el mes de junio de 2019. En julio le llegó la orden de la aplicación de la terapia y la profe estaba muy contenta porque iba todo solucionándose rápido, pero ella seguía laborando normal, la incapacitaban dos o tres días y se sentía mejor, pero los tics no le dolían.

Entonces, Viaja a Medellín con su esposo, el cual se iba en bus y la esperaba en el aeropuerto para irse al hotel. Pagaban, pero si desayunaban no almorzaban y si almorzaban no cenaban, ya que solo le reconocían viáticos a ella, no le pagaban pasaje por el esposo o acompañante, menos alimentación, pero ella y su familia se esforzaban porque deseaba aliviarse.  Los hijos en el momento, con los pocos recursos que tenían, la apoyaron y ella no le peleaba nada a REDVITAL.

Estando en Medellín, se lleva la sorpresa al llegar a la SUMIMEDICAL IPS, el Neurólogo que la atendió acá (Apartadó), era el mismo que la atendería en Medellín, la profe al verlo se familiarizó y entró en confianza.

Tan bueno, es el mismo médico que me atendió en Urabá” le dijo Edita al esposo.

 Cuando iban a ingresar para realizarse el procedimiento, el esposo pregunta: ¿Puedo entrar con ella?, a lo que el especialista responde: “No, préstamela 5 minutos, yo te la devuelvo ahorita, esto es ambulatorio. No demora”.

Estando la profesora sentada en una silla rima blanca, el doctor le dice: “Son varios chuzoncitos que te voy a colocar como si fuera el chuzón de una avispa, lo voy a hacer lo más rápido que pueda para que no te duela”.

¿Doc. usted tiene mamá? Pregunta la profe Edita

Sí, claro. Contesta el doctor.

 “Bueno, haga de cuenta que soy su mamá y hágale suave” la profe ya había entrado confianza con él

El doctor le aplicó 8 chuzones en el lado izquierdo, los cuales la profe sintió muy fuerte cuando entraba la aguja. La profe nota que el doctor, se dirige al lado derecho de la cara, pero, cuando él le está limpiando ese lado para hacer el mismo procedimiento, la profe le agarro la mano y le pregunta:

¿Doc. porque le va a aplicar toxina al lado derecho, si yo en el lado derecho no tengo nada?

No, mujer, no te preocupes que cuando toxinas empiecen a hacer el efecto, te ayude un poquito para que los músculos no se te contraigan tanto” le respondió el especialista.

La profesora le pidió la historia clínica y le dijo que no era necesario y que él es el médico tratante y eso va a queda sistematizada. La profe le recordó que venía del Urabá y que en el aeropuerto le piden historia clínica, a lo que él respondió que no iba a pasar nada por qué todo quedaba sistematizado y que se veían dentro de 3 meses. La profe aclara que nunca el especialista le habló a ella de los efectos secundarios al aplicarse dicha sustancia y que tampoco se firmó consentimiento informado, ella simplemente entró en confianza por lo ya mencionado.

DE REGRESO EN EL URABÁ

Llega al Urabá, y esa semana entró al aula de clase. En el salón recibiendo talleres de los estudiantes del grado 11, siente como un calambrazo en el rostro, y le dieron 3 de seguidos y perdió la visión de una.  En el salón, la profe estaba acompañada de una monitora y alcanzó a coger las planillas y colocárselas en las piernas, le pide a la monitora (que había recogido los trabajos escritos que le iban a sustentar los estudiantes), que agarre el teléfono celular y le dice: “me voy a quitar las gafas, y me haces un video, pero rápidito, y buscas donde dice rector y coordinador y se lo envías”. Cuando la profe se quitó la gafa, su rostro ya estaba desfigurado, la monitora se asustó al verla.

De esa manera se enteraron los directivos de que la profe tenía una situación complicada, ya que el coordinador llegó al salón preguntando que le pasaba.

La profe le pidió que le recibiera las planillas, que la llevara a la clínica y llamara a su esposo. Pero el coordinador preguntaba: ¿Qué tienes?, y la profe solo decía NO VEO, NO VEO, tengo mucho dolor en el rostro.

COMIENZA EL CALVARIO

Cuando llega a la clínica lo primero que le piden es LA HISTORIA CLÍNICA (la misma que ella le pidió al especialista, el cual le dijo que no era necesario), como no la tenía, el médico de la clínica adonde fue llevada, al verla así de una le dijo: “YO NO TE TOCO“, y le dijo que se fuera para su IPS por atención prioritaria. Dese este momento comienza el calvario.

El esposo, el hijo y el coordinador la llevan rápidamente a REDVITAL. Cuando llegó el médico general se sorprendió al verle el rostro y de una le dio prioridad, para ese momento la vista estaba mejorada un poquito, la profe veía un poco más, pero le comenzó a doler la garganta, el oído, le dio un dolor de cabeza fuerte, no podía masticar, tenía el rostro desfigurado completamente.

Vete para la casa, si tienes mucho dolor de cabeza entras por urgencia, te sigues tomando la pregabalina e ibuprofeno” dijo el doctor.

Según el médico, la historia clínica quedaba sistematizada, ya que era la misma IPS de Medellín, pero la profesora le dice: “porqué usted no me hace el favor y me la entrega porque yo sé que me la van a volver a pedir si entro por urgencia nuevamente no me van a hacer nada, no me van a atender”.  El médico le dice que no le puede entregar, pero que con la que él le estaba dando, podía ingresar por urgencias y que él le iba a colaborar.

La del neurólogo no te la puedo entregar, pero con la que yo te estoy dando puedes ingresar, yo te voy a colaborar aquí” expreso en su momento el médico a la profe Edita.

Todo ha sido un calvario para la profe pues manifiesta que REDVITAL lo que hace es dilatar, retroceder los procesos y hasta burlarse de FIDUPREVISORA, SUPER SALUD y de los Jueces.

La profe sigue luchando para lograr que esa IPS le preste los servicios como indica el contrato, y decidió hablar después de 52 meses de silencio de recibir abusos del prestador del servicio de salud.

Hoy la profe, a través de un video colgado en su red social de Facebook, pide apoyo de todo aquel que Dios toque y le pueda ayudar económicamente porque no cuenta con recursos debido al daño causado en su cuerpo, lo cual la ha llevado a invertir lo poquito que la familia tenía, han estado a punto de vender la casa.

Dice que dará la pelea y que no se dejará de SUMIMEDICAL IPS.

Ver vídeo:

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
Artículo anteriorSecretaría se pronuncia por vacantes definitivas y temporales
Artículo siguienteTutores en la transformación de la educación