REEA
AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

Entró la época de invierno, y las aulas de clase del Centro Educativo Pascual Santander de Jurubirá en el municipio de Nuquí Chocó, se convirtieron en piscinas porque el agua cae a chorros debido a un trabajo de adecuación que se inició y nunca se terminó, por lo que este no funciona y está perjudicando a estudiantes y profesores.

Estudia Derecho 100% VirtualREEA

Esa situación la están viviendo desde hace 3 años.

En los salones llueve a chorro, no se puede dar clase, los niños son con los pies metidos en el agua. A los niños ya les está dando hongo en los pies e igualmente a los educadores, debido a que la humedad es grande y los está enfermando.

Los días que llueve, tienen que llegar primero a sacar el agua de los salones de clases, y en eso se les va media hora o una hora esperando que seque un poco, para poder estar dentro del del aula de clase.

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
Artículo anteriorSe vuelve a modificar el inicio del Concurso de Ascenso y Reubicación de los Educadores
Artículo siguienteInstituciones educativas siguen sin docentes