REEA
AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

Desde el departamento de Antioquia, los padres, estudiantes y la Secretaría de Educación están en constante preocupación, debido al déficit de profesores. De hecho, cifras compartidas por medios nacionales aclaran que al rededor de 400 maestros han renunciado a sus plazas.

Estudia Derecho 100% VirtualREEA

Las renuncias tendrían relación con la seguridad. De acuerdo a Telemedellín, los docentes tomaron la difícil decisión luego de evaluar y concluir que hacen falta garantías de seguridad. Estos maestros habían sido designados parta enseñar en colegios de carácter público del departamento de Antioquia.

Por otra parte, los maestros no aceptaron las plazas, ya que señalan que tendrían que trabajar en zonas de alto riesgo del departamento. Por lo tanto, temen a futuro por su seguridad e integridad.

En consecuencia, unos 3.000 alumnos estarían sin clase. Ante este panorama, en Caracol Radio estuvo Adrián Castro, subsecretario de Educación de Antioquia. El funcionario indicó que pese a lo que han mencionado algunos medios sobre la renuncia a las plazas de los maestros, lo que él observa es que los profesores no aceptan el trabajo, porque esperaban un aumento.

Asimismo, enfatizó en la preocupación que se tiene actualmente frente a la educación de los más jóvenes del país. “Tenemos una gran preocupación, desde el señor gobernador Andrés Miguel Rendón y nuestro secretario de Educación, por los docentes que ganaron el concurso en el departamento de Antioquia. Yo creo que es algo generalizado en todos los entes territoriales y es que no quieren aceptar las plazas”.

Sin embargo, mencionó que el departamento cuenta también con una ruralidad particular. “La principal razón es que Antioquia tiene una ruralidad dispersa y pues eso lleva a los docentes a no aceptar las plazas que ganaron.”

Por lo anterior, según el funcionario local, todos los días siguen llegando renuncias. “Dicen que no y simplemente no se posesionan. O renuncian y los niños y niñas de nuestro departamento quedan ahí en medio con un derecho vulnerado, el derecho a la educación”.

De esta manera, el subsecretario mencionó que el tema financiero es importante para los profesores al momento de no aceptar las plazas. “Yo creo que una de las principales circunstancias para que los docentes no acepten es que muchos de ellos hoy están en propiedad. Hacen parte del sistema educativo, pero se presentaron para mejorar la asignación salarial. Y en vista de que los municipios o los corregimientos en donde fueron asignados están tan distantes de las terceras municipales, pues han optado por no aceptar”.

De acuerdo al funcionario, en teoría los maestros que se postularon tendrían un aumento, ya que “se presentan con más estudios, siendo especialistas o teniendo una maestría o doctorado”. No obstante, la ubicación en la que fueron asignados impediría dicho aumento.

El funcionario finalizó indicando que 430,000 niños están estudiando, pero aproximadamente entre 2.000 y 3.000 niños tienen sus derechos vulnerados por esta situación.

FUENTE: CARACOL RADIO

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
Artículo anteriorDENUNCIA PÚBLICA: EL PASEO DE LA MUERTE
Artículo siguienteSexta convocatoria Todos a la U, cierra en pocas horas
@EstudiantilRed
César Asprilla Fundador y Director de la REEA, Magister en Gestión de las Tecnologías Educativas. Fans Page https://www.facebook.com/ceasmu1/ Contacto: +57 3006928728

4 COMENTARIOS

  1. El subsecretario de educación definitivamente desconoce las realidades de las escuelas, pues en realidad lo que más pesa es la seguridad y las condiciones críticas del territorio que bien sabemos están llenos de conflictos armados por el narcotráfico y la minería. Yo también quise renunciar, porque aunque mi plaza debería der urbana aparecieron rurales en esas listas cambiando todo. Donde trabajo no hay escuela, damos clase en una caseta comunal y donde vivimos las docentes no tenemos energía y tenemos problemas con el agua aunque abunda, pero ni SEDUCA ni el Ministerio de Educación conocen estas realidades ni hacen nada para cambiarlas. No se trata sólo del sueldo, es en realidad tener las condiciones mínimas y dignas de trabajo que nos garantice una seguridad laboral y con un espacio pertinente para que los niñ@s y jóvenes puedan aprender también con dignidad y no en las condiciones tan pobres, adversas y críticas en las que estamos en un 2024 sin acceso a internet ni señal de celular, entre otras cosas. ¿Le parece poco señor subsecretario de educación? ¿Dónde queda Antioquia la más educada?

  2. Buenas tardes, la mejor salida es nombrar en provisionalidad, teniendo en cuenta el arraigo, ya que si somos de los mismos municipios no se presenta el problema en quedarnos para prestar el servicio.

  3. Son muchos los comentarios de aquí y aya ,pero la realidad es otra la SEDUCA ,cometió un error al aplicar en este departamento la famosa CIRCULAR 014 ,la cual le quito oportunidad de trabajo a más de 500 docentes que estamos en lista de espera ya que ganamos para el concurso de primaria Rural 1.282.personas muchos de ellos ya en propiedad y otros que anhelamos la oportunidad de laborar ya con mérito, pero dicha circular dio la autonomía a la ET que tuviera escuelas mixtas cambiar las que son geográficamente ubicadas como rurales las caracterizaron y cambiaron a ser NO Rurales llamándolas Escuelas Urbabas ,donde los jóvenes o personas de experiencia que buscaban una plaza Urbana llegaron a territorios netamente Rurales y con realidades adversas con las que no pueden lidiar y por ende tantas renuncias SEDUCA vean la realidad y ubiquen a los más de 500 personas qie estamos esperando en una lista de elegibles por mérito que ganamos y a los cuales por su orgullo negligente no nos quieren devolver las más de 280 plazas que cambiaron de Rurales a urbanas y encima dicen que no queremos trabajar sean más coherentes con los procesos que ustedes mismos hicieron y ppr los cuales somo muchos los perjudicados ,alumnos ,docentes en lista de espera y padres de familia preocupados por la educación de sus niños….

Los comentarios están cerrados.