REEA
AQUÍ PUEDES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO

La Sala Segunda de Revisión de la Corte Constitucional amparó en las últimas horas los derechos a la educación y al debido proceso de una menor, toda vez que le fueron vulnerados por una sanción de “educación extramural” por el tiempo que le restaba para culminar décimo grado, impuesta por el colegio San Blas de Palmira, Valle del Cauca. La decisión obedeció a la supuesta fabricación, promoción y venta de brownies con marihuana dentro de las instalaciones del colegio.

Si bien la estudiante cumplió con la sanción hasta que fue reintegrada a las clases presenciales, ella adujo que no recibió los talleres de trabajo escolar oportunamente, lo cual la afectó psicológica y académicamente. Lo expuesto, porque se sintió excluida del entorno escolar.

Estudia Derecho 100% VirtualREEA

En su análisis, la Sala advirtió que en este caso prima el interés superior de la adolescente y que es deber del Estado, la familia y la sociedad evitar riesgos prohibidos, como es la disponibilidad y el consumo de sustancias psicoactivas. La corporación evidenció que la estudiante no contó con el acompañamiento ni la protección de las autoridades directivas, una vez se activó el protocolo con la ruta de atención para situaciones tipo III, aplicable por las circunstancias.

“En este punto es importante hacer un llamado a las autoridades escolares y a los padres de familia para buscar estrategias coordinadas con el fin de abordar el tema de sustancias psicoactivas y sus causas. De igual manera, el bienestar y formación de quienes están en riesgo de incurrir en su consumo, en este caso particular, los niños, niñas y adolescentes”, expone el fallo.

Para la Sala, el colegio incumplió el mandato constitucional de protección y prevención ante situaciones de consumo de drogas. Asimismo, debió garantizarle a la adolescente el acompañamiento ante el riesgo de disposición de drogas psicoactivas y adoptar las medidas necesarias para su permanencia en el sistema educativo. Para la Corte Constitucional, el hecho de haber sido excluida del colegio por cinco meses acentúa la desprotección a la que se enfrentó la estudiante por parte de la institución educativa y el abandono frente a un tema de salud pública, como es el relacionado con el uso o consumo de drogas en niños, niñas y adolescentes.

La Sala concluyó que el trámite disciplinario aplicado a la estudiante no garantizó su derecho al debido proceso, ya que incumplió las garantías procesales mínimas para adelantar el procedimiento, como la falta de la notificación formal por parte del colegio sobre la apertura del proceso disciplinario; la no formulación de los cargos imputados a la estudiante; el no aplicarse un término para que la adolescente formulara sus descargos o controvirtiera las pruebas en su contra; la no existencia de un pronunciamiento definitivo por parte del colegio que fuera motivado y congruente; y la imposición de la sanción no cumplió con el principio de legalidad y no fue proporcional a los hechos que la motivaron.

Por último, la Sala advirtió que la comunidad educativa debe observar las normas de conducta contenidas en el manual de convivencia. En este punto, la convivencia escolar exige deberes de doble vía, en los cuales también concurren los alumnos. El manual establece que la disposición y consumo de sustancias psicoactivas no está permitida en el colegio.

Recibe Infomación de este medio en tu Correo
Artículo anteriorA la cárcel docente
Artículo siguienteEstablecerían gratuidad de los programas de formación complementaria de las escuelas normales superiores
@EstudiantilRed
César Asprilla Fundador y Director de la REEA, Magister en Gestión de las Tecnologías Educativas. Fans Page https://www.facebook.com/ceasmu1/ Contacto: +57 3006928728