Aquí puede escuchar esta Noticia
Por: El Comercio

Los docentes de Primaria tienen una media de 46 años y los de Secundaria, 47 y medio | Un 18% de maestros señalan que sus centros carecen de personal cualificado, un 10% que les falta material y un 16% que los espacios no son adecuados

Lo advertían los sindicatos hace poco: dos profesores se jubilan cada día lectivo. La población asturiana envejece y los docentes no son la excepción. Ahora, lo corrobora un informe internacional. El Principado de Asturias es una de las comunidades españolas en las que su profesorado tiene la media de edad más alta. En el caso concreto de Secundaria, de hecho, la más alta de las analizadas: 47,5 años. En Primaria son casi 43 años. Por encima de la media española y muy por encima de otros países europeos. El profesorado asturiano, por lo tanto, envejece. Y los directores de los centros, más aún. Tiene esto también, claro, su lado positivo: la enorme experiencia que tiene la plantilla de Educación. Los maestros acumulan una media de 15 años en las aulas y los profesores de Secundaria, 19 años de vivencias acumuladas.

Por lo demás, al frente de nuestras aulas están mayoritariamente ellas, las docentes, que suponen nada menos que el 80% de la plantilla de Primaria y el 69% en Secundaria. Con todo, gozan de una buena ratio en general, un profesor por cada diez alumnos de Primaria y por cada nueve en la siguiente etapa.

Estos son solo algunos de los muchos, muchísimos datos, incluidos en el TALIS, Teaching and Learning International Survey, el Estudio Internacional sobre la Enseñanza y el Aprendizaje promovido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). El informe realiza una completa radiografía del sistema educativo de un buen número de países, entre ellos España. Pero es que, además, en esta ocasión el TALIS ha ampliado la muestra en siete comunidades españolas, entre ellas Asturias. El informe pone en el punto de mira a los docentes, no solo a los del sistema público, sino también el privado. Parte de la base del «carácter fundamental de la función docente» y de la necesidad de tener en cuenta a los profesores, su opinión y su conocimiento del sistema educativo, sus puntos fuertes y las cuestiones que mejorar. «Ninguna medida importante que afecte a un sistema educativo se debe tomar sin tener un conocimiento preciso de lo que el docente necesita para ejercer su oficio, de las características de su entorno laboral y de cómo se organiza su tiempo profesional», dice el informe.

Carencias

Pues bien, según esto, los docentes asturianos necesitan varias cuestiones. Entre ellas, más personal cualificado, más especialistas en la atención a necesidades educativas especiales (NEE), más y mejor material, mejores instalaciones y más formación. Son las demandas que, en mayor o menor medida, se desprenden de las encuestas. Porque cuando se les ha preguntado por los principales obstáculos que se encuentran en su profesión, un 18% de los docentes de Primaria dicen que sus centros sufren escasez de profesores cualificados (11% en el caso de Secundaria). Un 26%, en ambos ciclos, lamenta que hay escasez de profesionales capacitados para enseñar a los alumnos con NEE. Nada menos que un 46% dice que hay escasez de personal de apoyo. Un 13% en Primaria y un 23% en Secundaria aseguran no contar con docentes capacitados para enseñar a alumnos en un entorno multicultural o plurilingüe, uno de los grandes retos de la enseñanza actual. Como también están escasos, lamentan, de profesores que sepan guiar a los estudiantes de hogares desfavorecidos.

Falta personal. Y falta material docente -por ejemplo, libros de texto- o el que hay es inadecuado. En concreto, eso sucede en un 10% de los centros. Y en un 16% sucede lo mismo con los espacios para la práctica docente. Esta última situación se agrava en Secundaria, donde afecta al 23% de los centros. En muchos de estos indicadores, Asturias está peor que la media de España y también peor que el resto de comunidades analizadas (Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Valencia y La Rioja).

Quizás parte de los obstáculos vengan también por la falta de formación que los docentes han recibido, en su educación formal, sobre determinados aspectos que puede que no estén en los manuales de la Universidad pero, sin duda, sí están en las aulas reales. Es evidente que la mayoría de profesores, especialmente en el cuerpo de maestros, han recibido formación sobre el contenido de las materias que imparte y sobre pedagogía. Pero casi un 70% no la recibió sobre la enseñanza en entornos plurilingües; casi la mitad no la recibió sobre el comportamiento de los alumnos y más de la mitad admite que en su educación formal no se planteó el uso de las TIC.

En el caso de Secundaria, hay porcentajes aún más preocupantes. Por ejemplo, el 43% de los docentes de este ciclo no ha recibido formación sobre pedagogía general. Pese a todo, se enfrentan a aulas con cada vez más diversidad y están seguros de que pueden afrontar los retos que eso supone.

Pero, para enseñar, antes deben conseguir que haya orden en clase. Y esa tarea no es fácil, ni de lejos. Los docentes asturianos aseguran, tanto en Primaria como en Secundaria, que tienen que dedicar el 16% del tiempo de clase a mantener el orden, ya sea por comportamientos individuales o colectivos de pequeños grupos o de toda la clase. Es mucho tiempo, sí, pero menos que la media del país, que es del 18%. En Madrid, por ejemplo, conseguir ese orden les cuesta a los docentes un 19% del tiempo.

Todos los datos que se dan a conocer, encuestas y estudios van siempre en la misma dirección: cada vez supone un mayor problema afrontar la disciplina en las aulas. El Principado actualizó recientemente el decreto de derechos y deberes del alumnado y el grupo de docentes que trabaja para marcar las líneas de futuro de la enseñanza asturiana ha planteado incluso supervisar y registrar, hora a hora, el comportamiento de los alumnos. En cualquier caso, la mayoría considera que son autosuficientes para lograr controlar los malos comportamientos, tranquilizar a alumnos que molestan o incluso para afrontar los retos de un aula multicultural.

Con todo, la formación y la participación en actividades de desarrollo profesional no están extendidas de forma mayoritaria. Según han explicado los propios docentes, no participan porque o bien son demasiado caras, por la incompatibilidad con sus horarios laborales, o porque no existe una oferta adecuada. Más de un 70% admiten que no lo hacen porque no hay incentivos.

Pese a todo, la inmensa mayoría de nuestros docentes están satisfechos con su trabajo y con sus colegios. Y eso que para casi un 40% de los profesores de Secundaria la enseñanza no fue su primera opción profesional. Lo peor: que solo el 13% considera que su profesión está bien valorada por la sociedad.

Descarga la App Si quieres tener contacto con el equipo de la Reea , simplemente marca 3217658342 / 3006928728 Descarga la App de la Emisora Reea en tu móvil y manténgase informado. APP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.